Logo

Logo

lunes, 9 de junio de 2014

Sermón de Benarés (Siddharta Gautama Sakyamuni)

Este es el primer discurso del Buda, ofrecido poco después de su Despertar al grupo de cinco monjes con los cuales había compartido antes las prácticas ascéticas en el bosque. 

“No llamen al Tathagata por su nombre ni se dirijan a él como 'amigo', porque él es el
Buda, el Santo. El Buda mira igualmente, con su corazón gentil, a todos los seres
vivientes, y ellos por lo tanto le llaman 'padre'. El no respetar a un padre es erróneo; el
menospreciarlo es una debilidad. El Tathagata - continuó el Buda - no busca la salvación
en las austeridades, ni busca la razón para gratificarse con los placeres mundanos, ni
tampoco vive en abundancia. El Tathagata ha encontrado el camino medio.

Oh Bhikkhus, hay dos extremos los cuales el hombre que ha renunciado al mundo no
debe seguir; por una parte, la práctica habitual de la gratificación propia que es
indigna, vana y le sirve solamente a la mente mundana, y por otra parte, la práctica
habitual de la mortificación propia, que es dolorosa, inútil e ineficaz.

Ni la abstinencia del pescado o la carne, ni ir desnudo, ni el afeitarse la cabeza, ni llevar el
pelo enredado, ni vestir como pordiosero, ni cubrirse con mugre, ni hacer sacrificios a
Agni, limpiará al hombre que no esté libre del error. Leer los Vedas, hacer ofrendas a los
sacerdotes o sacrificios a los dioses, la mortificación propia por el calor o el frío y muchas
otras penitencias ejecutadas por el bien de la inmortalidad, eso no limpia al hombre que
no está libre de errores. La ira, la ebriedad, la obstinación, la intolerancia, el engaño y el
fingimiento, la envidia, la alabanza propia, el enojo con otros, las intenciones arrogantes y
diabólicas, constituyen el pecado y la impureza; no el comer carne, verdaderamente.


Un camino medio, Oh Bhikkhus, evitando los dos extremos, ha sido descubierto por el
Tathagata; ¡un pasaje que abre los ojos y que confiere el entendimiento que guía
hacia la paz mental, la sabiduría suprema, la iluminación completa y el Nirvana! ¿Cuál es
el camino medio descubierto por el Tathagata, Oh Bhikkhus, que evita esos dos extremos,
el pasaje que abre los ojos, confiere el entendimiento que guía a la paz mental, a la
sabiduría suprema, a la iluminación completa y al Nirvana?

Oh Bhikkhus, déjenme enseñarles el camino medio, el cual se mantiene apartado de ambos extremos. Sufriendo, el devoto emancipado produce pensamientos confusos y enfermizos en su mente. ¡La
mortificación no conduce, ni siquiera, al conocimiento mundano, y mucho menos triunfa
sobre los sentidos!Aquel que llena su lámpara con agua no desvanecerá la oscuridad,
y el que trata de encender fuego con madera podrida, fracasará. ¿Y cómo puede cualquiera
ser libre de uno mismo llevando una vida miserable si no triunfa en apagar el fuego de la lujuria
y está todavía enredado con los placeres mundanos o celestes? Pero aquel en quien el
'yo' ha llegado a extinguirse es libre de la concupiscencia; no deseará ni placeres
mundanos ni celestiales, y la satisfacción de sus deseos naturales no lo corromperá. No
obstante, que sea moderado y que coma y beba de acuerdo a la necesidad del cuerpo.

La sensualidad es enervante; el hombre que se gratifica a sí mismo es un esclavo de sus
pasiones, y el placer que busca es degradante y vulgar. Porque el satisfacer las
necesidades de la vida no es malo. Mantener el cuerpo saludable es un deber, ya que de
otra manera no seríamos capaces de ajustar la lámpara de la sabiduría y mantener
nuestras mentes fuertes y claras. El agua rodea a la flor del loto pero no moja sus pétalos.

Oh Bhikkhus, este es el camino medio, que mantiene apartado a ambos extremos”.
Y el Bendito habló gentilmente a sus discípulos, compadeciéndose de ellos por sus
errores y señalándoles la inutilidad de sus tareas y el hielo de su voluntad enfermiza
que congelaba sus corazones, derritiéndolo así bajo la tibia persuasión del Maestro.
En ese instante, el Bendito comenzó a poner en marcha la Rueda de la ley non-plus-ultra,
haciéndola girar con su predicación a los cinco Bhikkhus, y así poder abriles la
puerta de la inmortalidad y enseñarles la bienaventuranza del Nirvana.

El Buda dijo:
“Las barras o cabillas que se introducen en la rueda (que mueve continuamente a los
seres vivientes y los envuelve en el ciclo de la existencia) para impedir que gire, son las
leyes de la conducta pura: la justicia es la uniformidad de su extensión; la sabiduría es la
llanta; la modestia y la consideración son la biela en la cual el eje inmovible de la verdad
es fijado. Aquel que reconoce la existencia del sufrimiento, su causa, su remedio y su
cesación ha comprendido, sondeado y penetrado las cuatro nobles verdades. Ese
caminará por el camino correcto.

Los puntos de vista correctos serán la antorcha que ilumine el camino. Las aspiraciones
correctas serán la guía. El habla correcta será su morada en el camino. Su marcha será
imparcial, porque es la conducta correcta. Sus refrigerios serán la forma correcta de
ganarse la vida. Los esfuerzos correctos serán sus pasos: los pensamientos correctos su
respiración; la contemplación correcta le dará la paz que le sigue a sus huellas.

Ahora, ésta, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne al sufrimiento: el nacimiento
es asistido con dolor, la decadencia es dolorosa, la enfermedad es dolorosa y la muerte
es dolorosa. La unión con lo desagradable es dolorosa, dolorosa también es la separación
de lo placentero y cualquier deseo insatisfecho asimismo es doloroso. Esto entonces, Oh
Bhikkhus, es la noble verdad concerniente al origen del sufrimiento.

Ahora, ésta, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne al origen del sufrimiento:
Verdaderamente, es el deseo el que causa la renovación de la existencia, acompañado
por la delicia sensual que busca satisfacción aquí y allá, el deseo por la gratificación de
las pasiones, el deseo por la vida futura, y el deseo por la felicidad en esta vida.
Esto entonces, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne al origen del sufrimiento.

Ahora, ésta, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne a la destrucción del sufrimiento: Verdaderamente es la destrucción en la que ninguna pasión permanece, de esta sed;
es él apartar todo eso, él estar libre de todo eso, él no vivir ya más en el anhelo, el afán, el deseo
y la vehemencia - en la sed.
Esto entonces, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne a la destrucción del sufrimiento.

Ahora, ésta, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne al camino que guía a la
destrucción del sufrimiento. Verdaderamente, este es el camino óctuplo: puntos de vista
correctos; aspiraciones correctas; habla correcta; conducta correcta; modo de vida
correcto; esfuerzo correcto; pensamientos correctos y contemplación correcta.
Esto entonces, Oh Bhikkhus, es la noble verdad que concierne a la destrucción del sufrimiento.
Por la práctica de la compasión he logrado la liberación del corazón y por lo tanto estoy
seguro que nunca regresaré en nuevos nacimientos. Incluso, ahora he obtenido el Nirvana”.

Cuando el Bendito había puesto en movimiento las Ruedas de la Cuadriga Real de la
Verdad, un éxtasis estremeció todo el universo. Las devas dejaron sus moradas
celestiales para escuchar la dulzura de la verdad; los santos que se habían marchado de
la vida rodearon en multitud al gran maestro para recibir las buenas noticias; incluso los
animales de la tierra sintieron la bienaventuranza del descanso que les había traído las
palabras del Tathagata. Y todas las criaturas de la hueste de los seres sintientes, los
dioses, los hombres y las bestias escucharon el mensaje de liberación, y lo recibieron y
entendieron en su propio lenguaje.


Y cuando la doctrina fue presentada, el Venerable Kondanna, el mayor entre los cinco
Bhikkhus, discernió la verdad con su ojo mental y dijo:
“¡Verdaderamente, Oh Buda, nuestro Señor, has encontrado la verdad! Entonces, los
otros Bhikkhus también, se unieron a él y exclamaron - ¡Verdaderamente, tú eres el Buda,
y has encontrado la verdad!”

Y los devas, los santos y todos los espíritus buenos de las generaciones anteriores que
habían escuchado el sermón del Tathagata, recibieron felizmente la doctrina y
exclamaron: “¡Verdaderamente, el Bendito ha encontrado el reino de la rectitud. El Bendito
ha movido la tierra; ha echado a andar la Rueda de la Verdad, la cual, nadie en
el universo, hombre o dios, puede hacer retroceder en ningún momento. El reino de la
verdad será predicado sobre la tierra y la rectitud, la buena voluntad y la paz reinarán
entre los hombres”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario